Internet de las Cosas

¿Recuerdas cuando las películas hablaban de carros voladores y lentes que nos hicieran sentir cómo si vivieramos en una realidad diferente? ¿Recuerdas que pensábamos que no viviríamos para verlo? ¡Todo eso ha cambiado, pues ya vivimos en el futuro!

El siglo XXI ha traído grandes avances tecnológicos para la humanidad, desde la realidad virtual hasta impresoras 3D, pero uno de los avances más significativos es el Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés).

El Internet de las Cosas es la interconexión digital de objetos a Internet con la capacidad de operar por sí mismos o controlarlos remotamente. Así es que con el IoT, cualquier objeto de la vida cotidiana puede conectarse a internet. Imagina por ejemplo, que los ganaderos pudieran conocer sobre la salud de cada vaca y rastrear su ubicación; o que los tanques de gas de cada hogar notificaran a la empresa cuando tuvieran que rellenarse; o que los refrigeradores nos avisaran que la leche está a punto de acabarse y mandaran una notificación al supermercado para surtirnos. Todo esto es posible gracias al Internet de las Cosas.

En países como España, Alemania, Los Países Bajos y Canadá, el Internet de las Cosas es una realidad desde hace varios años; sin embargo, en México apenas esta década se inició con la inversión de las empresas en el área de IoT. Según un reporte de la red de servicios Deloitte, México presenta un retraso significativo respecto a países como Estados Unidos y China debido a las carencias de conectividad en el país y la baja adopción de desarrollos tecnológicos en los hogares de las familias mexicanas.

Sin embargo, esta carencia de conectividad promete cambiar gracias a RedWAN, la red del Internet de las Cosas en México. La empresa fue fundada con el objetivo de habilitar una red del IoT para ayudar a todos los sectores del país a unirse a la era digital, así como implementar el uso de una nueva tecnología en los campos de cultivo y granjas del país.

Los expertos prevén que para 2020 habrá 20 mil millones de objetos interconectados entre sí. Prácticamente, los objetos van a hablar entre ellos y con nosotros. Imagina que cada objeto tuviera un sensor integrado, no habría artículos fuera de stock y conoceríamos su ubicación en todo momento; también podríamos saber qué objeto está encendido o apagado y podríamos controlarlo. Estos son sólo algunos ejemplos de los beneficios del IoT.

El Internet de las Cosas llegó para hacer nuestra vida más fácil. Podemos ahorrarnos tiempo, dinero y esfuerzo con la adopción de nuevas tecnologías.

¿Te imaginas tu vida con el Internet de las Cosas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .